Ya sé, tengo que hacer ejercicio, ¿empezamos por ponerme un podómetro?

Habitualmente cuesta mucho programar y realizar ejercicio físico (al menos para los que no tienen ese gen). Siempre encontramos una excusa, pero aunque son la mayoría válidas, no vale.

Este estudio nos anima a hacer uso de una tecnología que es accesible y fácil de utilizarla y que además está mostrando ser una ayuda eficiente para incrementar la actividad física en el día a día, de una forma tan simple como es caminar…

¡Os invito a probar de usar un podómetro en el día a día así podrán controlar sus pasos e incrementarlos!

Betina Nishishinya

Picture1

 
Tipo de artículo Objetivo: Evaluar la efectividad de programas de ejercicio de caminatas con podómetro para promover la actividad física en pacientes con patologías musculoesqueléticas.

Revisión sistemática (Búsqueda bibliográfica hasta febrero 2014)

Información que aporta Identifica 7 estudios realizados en pacientes con artrosis, dolor lumbar crónico y fibromialgia.

N total: 484 edad rango 40-82 años

Intervenciones ejercicio de caminar vs control (no ejercicios) con utilización de podómetros.

Intervenciones de 4 semanas a 12 meses.

Aplicación práctica Se observa un incremento de casi 2000 pasos (resultado significativo) con respecto a valores basales en los grupos intervención.

Cuatro estudios mostraron una mejoría del dolor y la capacidad física en el grupo activo con respecto al grupo control.

Comentarios La revisión concluye que hay una evidencia robusta de que la utilización de podómetros en los programas de caminata, sirven para incrementar la actividad física en pacientes con patologías musculoesqueléticas.

Hay limitaciones en estos estudios, se necesitan estudios a largo plazo para valorar la eficacia de este tipo de intervención.

  1. Mansi S, Milosavljevic S, Baxter GD, Tumilty S, Hendrick P. A systematic review of studies using pedometers as an intervention for musculoskeletal diseases. BMC Musculoskelet Disord, 2014; 15:231

La salud musculoesquelética en Europa: el eumusc.net

La Red Europea de Vigilancia e Información sobre Enfermedades Musculoesqueléticas (ME) (eumusc.net) fue un proyecto a tres años para aumentar y armonizar la calidad de la atención en el campo de las enfermedades reumáticas y musculoesqueléticas (ERyME) y permitir la equidad de la atención de las mismas en los Estados miembros. Se basa en el Modelo de Mejora y los ciclos Planea – Haz – Mide – Actúa[1], sólo que se añade un paso previo de medida a modo de benchmarking, crítico para saber hasta dónde se puede llegar en el primer ciclo. El objetivo era desarrollar y hacer operativo un sistema de vigilancia de la salud ME y la información sobre ERyME. Fue un proyecto de 1,8 millones de euros y contó con el apoyo de la Comunidad Europea (CE Acción comunitaria en el ámbito de la salud 2008-2013), la Liga Europea contra el Reumatismo (EULAR) y participaron en él 22 organizaciones en 17 países. El proyecto EUMUSC.NET estaba dirigido a: 1) Aumentar el reconocimiento de la importancia de la salud ME, 2) Integrar políticas de salud ME con los de otras enfermedades crónicas, 3) ganar prioridad en programas de ayuda a la investigación, 4) aumentar la relevancia política de reducir la carga de las ERyME en los individuos y la sociedad, 5) Promover la ejecución de estrategias de manejo basadas en la evidencia, y 6) Mantener a las personas en el trabajo a pesar de su ERyME.

El proyecto se dividió en paquetes de trabajo (WP, work package), los más relevantes de los cuales se exponen a continuación:

  • WP4: Medida de la salud ME de los europeos.
    Discussions at EU Parliament on MSK Health

    Discussions at EU Parliament on MSK Health

    • Este WP produjo un informe y un Atlas de la carga de las ERyME en toda Europa basado en indicadores de salud[2] ME para el que se utilizó una herramienta de evaluación estandarizada y cuyos resultados están disponibles en la web.
    • Este WP ha permitido:
      • identificar desigualdades entre los Estados miembros[3]
      • crear un listado de indicadores de salud ME: La incidencia y prevalencia de los principales ERYME (lumbalgia, cervicalgia, artritis reumatoide (AR), artrosis (OA) y osteoporosis; incidencia de fractura de cadera, número de artroplastias de cadera o rodilla, visitas de atención primaria relacionados con ERyME, número cirujanos ortopédicos, reumatólogos, fisiatras y terapeutas ocupacionales por cada 100.000 habitantes, pérdida de trabajo debidas a ERyME, obesidad y actividad física.
      • Identificar fuentes de los datos y crear una red de información.
      • Realizar actividades de lobby para que se sigan recogiendo y de forma más estandarizada.
    • Los datos obtenidos en el proyecto y la lista de indicadores se utilizaron para la Estrategia Nacional de ERyME en España[4]
  • WP5: Desarrollo de Estándares de Atención centrada en el paciente para la AR y OA
    Michaela Stoffer and Tony Woof Presenting the standards at Eular

    Michaela Stoffer and Tony Woof Presenting the standards at Eular

    • Para los estándares se utilizaron como base las guías de práctica clínica nacionales e internacionales, previo análisis del contenido y su validez y calidad.
    • Se desarrollaron estándares, o requisitos mínimos de la asistencia de calidad, 16 de la AR[5] y 10 de la OA[6].
    • Los estándares fueron traducidos a preguntas que conforman dos listas de control del paciente, una para cada enfermedad, que le permiten saber si su atención es adecuada. Estas listas se tradujeron a todos los idiomas de la UE y están disponibles en la web del proyecto.
    • La Liga Española de enfermedades reumáticas (LIRE) está utilizando estas listas de control para comprobar el grado de calidad de la atención de salud en España.
  • WP6: Indicadores de calidad en AR.
    Ingemar, responsible of WP6

    Ingemar, responsible of WP6

    • Para su desarrollo se evaluaron todos los indicadores de calidad de cuidados de la AR existentes mediante una revisión sistemática[7].
    • Se seleccionaron los más críticos mediante un proceso de priorización.
    • Se evaluó su factibilidad mediante un proceso de auditoría en 6 países[8].
  • WP7: Barreras y facilitadores para la aplicación de estándares e indicadores[9]
    • Se realizó una encuesta transnacional dirigida a todos los implicados incluidos reguladores y pacientes sobre el marco teórico previamente desarrollado por Cabana et al[10]: Accesibilidad de la recomendación, conocimiento, acuerdo, trasfondo cultural, actitud personal, motivación, organización, factores ambientales, recursos, tiempo, recursos económicos, esperanza de lograr un resultado.
    • También se desarrollaron grupos focales en 5 países europeos de los que se extrajeron las siguientes necesidades: Educación de los médicos, profesionales sanitarios y pacientes sobre los estándares, traducción a la lengua local, mejorar la comunicación entre los diferentes niveles de atención de la salud y profesionales, refuerzo de los equipos multidisciplinarios, incentivar la educación del paciente, cambios en los sistemas de salud para evitar la desigualdad de la atención

El proyecto acaba con ejemplos de buenas prácticas en varios aspectos y países.

En definitiva, eumusc.net sirvió para crear un modelo de mejora en la salud ME en Europa. Se trata de un proyecto con gran repercusión a nivel político que puede ser extrapolable a otras zonas.

Ver en slideshare:

Referencias

  1. [1] Langley et al. The Improvement Guide: A Practical Approach to Enhancing Organizational Performance (2nd edition). San Francisco: Jossey-Bass Publishers; 2009.
  2. [2] Un indicador de salud es una medida a nivel poblacional que permite establecer hipótesis sobre la salud y sus cuidados en un país o una zona. No son fáciles de crear y esto se hace a partir del consenso de todos los implicados e implican sobre todo que se trate de algo medible y válido. Para evaluar la validez se hacen 10 preguntas básicas: 1) ¿Qué se está midiendo?, 2)¿Por qué se está midiendo?, 3)¿Cómo se define este indicador en realidad?, 4)¿A quién medirlo?, 5)¿Cuándo lo medimos?, 6)¿De dónde sacar los datos?, 7)¿Cómo de precisos y completos serán los datos?, 8)¿Hay salvedades / advertencias / problemas?, 9)¿Va a medir números absolutos o proporciones?, y 10) hacen falta pruebas para la normalización o controles estadísticos para probar el significado de los datos y de la variación que muestran?
  3. [3] Musculoskeletal health status in Europe. Eumusc.net Project webpage. Accesible at: http://www.eumusc.net/workpackages_wp4.cfm
  4. [4] Estrategia en enfermedades reumáticas y musculoesqueléticas del Sistema Nacional de Salud (2012). Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Disponible en http://www.msssi.gob.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/Estrategia_ERyMEs.htm
  5. [5] Stoffer et al. Development of patient-centred standards of care for rheumatoid arthritis in Europe: the eumusc.net project. Ann Rheum Dis, 2014;73(5):902-5
  6. [6] Stoffer et al. Development of patient-centred standards of care for osteoarthritis in Europe: the eumusc.net-project. Ann Rheum Dis, 2015;74(6):1145-9.
  7. [7] Strömbeck et al. Health care quality indicators on the management of rheumatoid arthritis and osteoarthritis: a literature review. Rheumatology (Oxford), 2013; 52(2):382-90.
  8. [8] Petersson et al. Development of healthcare quality indicators for rheumatoid arthritis in Europe: the eumusc.net project. Ann Rheum Dis. 2014;73(5):906-8
  9. [9] Moe et al. Facilitators to implement standards of care for rheumatoid arthritis and osteoarthritis: the EUMUSC.NET project. Ann Rheum Dis, 2014;73(8):1545-8
  10. [10] Cabana et al. Why don’t physicians follow clinical practice guidelines? A framework for improvement. JAMA 1999 Oct 20;282(15):1458-65.

Hay que hacer ejercicio y es verano, ¿Qué tal en el agua?

Llega el verano y lo que menos apetece es ponerse a sudar haciendo ejercicio. La natación, y los ejercicios acuáticos, lo bueno que tienen es que si sudas no lo notas; además te refrescas y las articulaciones de las piernas no sufren tanto porque en el agua pesas menos y haces ejercicios más duros casi sin darte cuenta. Todo esto muy bien, ¿pero y las personas que tengan problemas de corazón?¿Pueden intercambiar el ejercicio que hacían en seco con el que hagan en piscina?

Betina Nishishinya, reumatóloga y especialista en ejercicio, nos ha destripado un artículo (1) de revisión sistemática sobre esta pregunta concreta que nos hicimos.

Esta revisión incluye 8 estudios, de los cuales 5 son estudios randomizados y controlados y 3 no controlados, rescatados por una búsqueda bibliográfica hasta marzo 2014.

Los estudios incluyen un total de 156 pacientes, con edades comprendidas entre 53 y 75 años y con un grado de insuficiencia cardíaca (IC) de la NYHA entre II y III, o moderada a grave (¡en el grupo III cualquier actividad produce palpitaciones o disnea!) pero estable.

Se metanalizaron algunas variables:

  • Ejercicios acuáticas vs tratamiento habitual: Hubo un beneficio favorable para los ejercicios acuáticos en el test de la caminata de 6 minutos y el peak power (potencia máxima).
  • Ejercicios acuáticos vs ejercicios en tierra: No hubo diferencias en el consumo de O2 (VO2), fuerza muscular y calidad de vida.
  • Las dimensiones cardíacas, la fracción de eyección ventricular izquierda, gasto cardíaco y el BNP no hubo cambios.

IMPORTANTE: No se describen efectos adversos graves.
Por increíble que parezca, la tasa de adherencia llegaba al 92-95%; bueno, eran ensayos clínicos.

En conclusión, parece que los entrenamientos de ejercicios acuáticos ayudan en la mejora de la capacidad, fuerza muscular y calidad de vida al igual que los ejercicios en tierra y son una alternativa para este grupo de pacientes que presenten una IC estable, sin complicaciones.

OJO: No es aplicable para pacientes con IC biventricular o hipertensión pulmonar. No es aplicable en pacientes con IC descompensada

¡Disfrutad el verano!

  1. Adsett JA, Mudge AM, Morris N, Kuys S, Paratz JD. Aquatic exercise training and stable heart failure: A systematic review and meta-analysis. International Journal of Cardiology 186 (2015) 22–28.

Resultados de la Conferencia del 16 de octubre de 2014 en Bruselas

El 16 de octubre 2014, se celebró en el Parlamento Europeo una Conferencia titulada “Análisis para la reducción de barreras de acceso a la atención sanitaria para las personas con enfermedades crónicas en Europa. Retos, buenas prácticas y opciones políticas”. A esa reunión acudimos representantes de OpenReuma entre otros. Se presentaron datos que ponían de maifiesto inequidades entre países miembros y se discutieron soluciones, algunas muy imaginativas y muchas de ellas posibles. En este link podéis acceder al informe completo (en inglés). Una de las soluciones más evidentes fue:

“Que los distintos ministerios hagan políticas encaminadas al mismo objetivo y que los presupuestos no tengan barreras entre departamentos”

Para ver tuits de la reunión, pincha en la imagen:

Imagen

¿Qué relación hay entre fumar y el reúma?

Fumar perjudica sus articulacionesHay cosas que nos dan miedo, como volar en avión o que nos parta un rayo, y que son poco racionales, lo sabemos. Según las estadísticas, el riesgo de morir en accidente de avión es tan bajo que no deberíamos ni perder un segundo en darle vueltas. Sin embargo, hay temitas en salud que dan menos miedo del que deberían de darnos, el más importante de los cuales es el tabaco.

Recuerdo que cuando se prohibió fumar en espacios públicos (qué alegría), muchos hablaron de la pérdida de libertad de los fumadores y quedaron diluidos los mensajes de cuánto ganábamos en salud todos. Pues bien, de un tiempo a esta parte se ha acumulado evidencia suficiente para decir que no sólo estamos evitando infartos, EPOC y cánceres de pulmón, sino también enfermedades que, como ya hemos dicho muchas veces, pueden no matarte, pero sí hacerte la vida muy incómoda, las enfermedades reumáticas (ERyME).

Déjame que te de 8 razones para dejar de fumar si quieres cuidar tu salud musculoesquelética:

  1. Fumar disminuye tu capacidad de realizar ejercicio
    • Huelga decir que el movimiento es clave para mantener una buena salud musculoesquelética: El ejercicio es tratamiento preventivo y paliativo en las ERyME.
    • Si fumas, tu capacidad respiratoria disminuye y tu nivel de ejercicio se reduce, ergo la dosis preventiva o terapéutica de ejercicio a la que puedes llegar es menor.
  2. Fumar empeora la calidad de tus huesos
    • Hay evidencia de que en fumadores la calidad del hueso es peor, con mayor incidencia de fracturas. Los mecanismos son
      • directos, por acción tóxica sobre las células del hueso
      • indirectos, al alterar hormonas como la vitamina D, el cortisol y las hormonas sexuales
      • indirectos al disminuir la forma física y por tanto el nivel de ejercicio, que es un estímulo importantísimo para la mantener la masa ósea
  3. Fumar baja el umbral del dolor
    • Incluso los ex-fumadores tienen más dolor localizado en músculos y articulaciones que los no fumadores
    • Parece ser que el fumar se asocia a peor control de las emociones y este a su vez con peor autocontrol del dolor
    • los pacientes con artritis que fuman responden peor a los tratamientos
  4. A los fumadores les duele con más frecuencia la espalda
    • puede ser porque tosen más y con más fuerza
    • o porque fumar se asocia a emociones negativas
    • o incluso porque aceleran el proceso de deshidratación del núcleo pulposo de los discos vertebrales,
    • además de lo que hemos dicho arriba sobre el dolor
  5. Aumenta el riesgo de desarrollar artritis reumatoide
    • si tienes aumentado el riesgo de artritis por causa genética y además tiendes a citrulinar (unos cambios de las proteínas corporales que no todos hacemos de la misma manera), el riesgo se multiplica por más de 6 veces
  6. Aumenta el riesgo de desarrollar espondilitis anquilosante
    • como en el caso de la artritis reumatoide, el riesgo es mayor en personas con antecedentes familiares de la enfermedad.
  7. Retrasa la curación de heridas
    • si por ejemplo te operan de rodilla, tardarás más en curarte.
    • los condrocitos tardan más en implantarse en fumadores
  8. Fumar empeora la calidad de tus músculos y tendones
    • se ha visto que el stress oxidativo, potenciado por derivados del tabaco, empeora la capacidad contráctil de los músculos y se pierde fuerza
    • si te lesionas, la velocidad de reparación es menor

Referencias:

  • McLean SM, May S, Klaber-Moffett J, Sharp DM, Gardiner E. Risk factors for the onset of non-specific neck pain: a systematic review. J Epidemiol Community Health. 2010 Jul;64(7):565-72
  • Sugiyama D, Nishimura K, Tamaki K, Tsuji G, Nakazawa T, Morinobu A, Kumagai S. Impact of smoking as a risk factor for developing rheumatoid arthritis: a meta-analysis of observational studies. Ann Rheum Dis. 2010 Jan;69(1):70-81
  • Papaioannou A, Kennedy CC, Cranney A, Hawker G, Brown JP, Kaiser SM, Leslie WD, O’Brien CJ, Sawka AM, Khan A, Siminoski K, Tarulli G, Webster D, McGowan J, Adachi JD. Risk factors for low BMD in healthy men age 50 years or older: a systematic review. Osteoporos Int. 2009 Apr;20(4):507-18 
  • Ashworth J, Konstantinou K, Dunn KM. Prognostic factors in non-surgically treated sciatica: a systematic review. BMC Musculoskelet Disord. 2011 Sep 25;12:208 
  • Dimai HP, Chandran M; FRAX(®)Position Development Conference Members. Official Positions for FRAX® clinical regarding smoking from Joint Official Positions Development Conference of the International Society for Clinical Densitometry and International Osteoporosis Foundation on FRAX®. J Clin Densitom. 2011 Jul-Sep;14(3):190-3 
  • Akesson K, Woolf AD. How to develop strategies for improving musculoskeletal health. Best Pract Res Clin Rheumatol. 2007 Feb;21(1):5-25 
  • Videm V, Cortes A, Thomas R, Brown MA. Current Smoking is Associated with Incident Ankylosing Spondylitis – The HUNT Population-based Norwegian Health Study. J Rheumatol. 2014 Aug 15. pii: jrheum.140353. [Epub ahead of print].

¿Se pueden recomendar medicamentos fuera de indicación en documentos consenso?

Loreto, is it generally accepted to include recommendations on the off-label use of drugs, provided that it is clearly announced?
thanks so much

Grupo de expertos

Esta pregunta me la acaba de hacer una experta y creo que es de suma relevancia. Tras haber trabajado en documentos consenso y en la elaboración de recomendaciones, siempre me encuentro con expertos que no quieren decir nada de fármacos que no están aprobados por las agencias reguladoras en situaciones concretas en las que hay un vacío de manejo.

Yo veo que el poder hacerlo o no depende de tres factores clave:

  1. La enfermedad. En enfermedades huérfanas o raras (poco frecuentes), o en subtipos de pacientes muy concretos de enfermedades más frecuentes, los clínicos esperan de los expertos que se mojen. Si no les dan pistas útiles de qué puede funcionar, ya me diréis que para qué se han sentado deliberar y a establecer recomendaciones. En enfermedades más frecuentes parece algo menos necesario.
  2. La evidencia. Cuando las pruebas que apoyan el uso de una opción terapéutica son favorables, independientemente de lo que diga la ficha técnica, los expertos pueden recomendar el uso fuera de indicación, por supuesto, haciendo ver que no está aprobado (entre otras cosas porque se va a tener que solicitar por uso compasivo). Si la evidencia es contradictoria, o claramente en contra de uso, no se debería recomendar, e incluso recomendar no usar.
  3. Los expertos. Un panel transparente en el que no abunden los conflictos de intereses por la compañía que comercializa el fármaco en cuestión que se vaya a recomendar es una garantía de que la recomendación es desinteresada y se basa en la experiencia real de expertos. Los paneles sin conflictos pueden recomendar básicamente lo que quieran, siempre y cuando lo respalden con pruebas.

Cómo saber si dos fármacos, o técnicas, son igual de eficaces

¿Superioridad o no inferioridad?

Si no se ponen uno junto a otro, es difícil saber quién es más alto… perdón, quién no es más bajo.

Está de moda la “no inferioridad“. Ahora que, ¡por fin!, hay fármacos e intervenciones en la artritis para dar y tomar, nos falta la información directa sobre cuál es mejor que otros y en qué situaciones. Esto es así porque los estudios para probar la eficacia de las intervenciones se hacen normalmente frente a placebo (aquí te explican bien qué es un ensayo clínico), pero en condiciones normales no nos interesa saber si una opción terapéutica es mejor que placebo, sino que lo que ya hay.

Es matemáticamente imposible probar que dos fármacos tienen igual eficacia. ¡Cielos!¿Y eso? Pues por dos razones:

  1. Porque incluso si diéramos el mismo fármaco a los dos grupos, no tiene por qué dar idéntico resultado (ya sabes, la variabilidad biológica)
  2. Porque los test de hipótesis (t de Student, chi cuadrado, et al) lo que hacen es decirte cuál es la probabilidad de que el resultado que te ha dado en tu ensayo confirme la hipótesis nula, y la hipótesis nula no es otra que A=B (una p<0,001 significa que la probabilidad de que A sea igual que B en la realidad, dados los resultados de tu estudio, es ínfima).

Tanto si tienes dos fármaco iguales, como si tienes dos fármacos distintos pero un tamaño muestral pequeño, los test de hipótesis pueden darte “no significativo”. Mucha gente interpreta “no significativo” como que no hay diferencias entre los grupos. Sin embargo esto no es así, los test sólo están hechos para decir “no parece que vayan a ser iguales, maja”.

Cuando lo que queremos es demostrar que dos fármacos son iguales, tenemos que replantearnos la hipótesis nula. Ya no vale A=B, porque no hay manera de rechazarla si son iguales, sino que hay que plantearla como que A<B. Lo que queremos rechazar ahora con nuestro ensayo es eso, que A sea inferior que B.

Para hacerlo, definimos un rango de los resultados posibles (siempre a priori, claro está) entre los que aceptaremos “pulpo como animal de compañía”. Esto es, que definimos un rango de valores del resultado (de la diferencia entre grupos o del ratio entre grupos) entre el que aceptaremos, y todo el mundo aceptará, que los fármacos se pueden considerar iguales. Ese es el margen de no inferioridad. Un rango de valores que establecemos a priori para decidir si el resultado del ensayo es que son iguales o no. Si el resultado cae fuera, mala suerte, son distintos (para bien o para mal, ojo).

Un dibujito:

Imagen

¿Y de dónde se sacan el margen aceptable?¿De la manga? No. Se supone que los que montan el ensayo han evaluado con lupa previamente los ensayos publicados, tanto de su fármaco como del que quieren parecerse, y saben más o menos cuánto esperan encontrar. En otras ocasiones, son las autoridades sanitarias las que deciden 15%, 12%. Pues eso.

Si se baja demasiado (un 8% es pequeñito) implica tamaños muestrales inmensos. Si se sube demasiado, por encima de 15% ya cuesta creerse que sean iguales. Para mi gusto deberían ponerse de acuerdo todos y decir 12%, ¡eah!

Los cambios de tiempo no afectan al dolor de espalda

Seguro que todos hemos oído decir a alguien que sabe predecir el tiempo porque le duele algo. Pues bien, aún seguimos sin poder demostrar científicamente que algo parecido pueda ocurrir.

Steffens et al, fisioterapeutas australianos, han publicado un artículo en Arthritis Care and Research en el que demuestran que parámetros meteorológicos popularmente vinculados al dolor musculoesquelético, tales como temperatura, humedad relativa, presión atmosférica y la lluvia, no aumentan el riesgo de padecer un episodio de lumbago. La única salvedad es que haya mucho viento o en ráfagas, pero incluso estos parámetros se asocian solo a un pequeñísimo aumento del riesgo de dolor de espalda.

Esto lo han hecho mediante el diseño adecuado, un estudio observacional de case-cross-over. Con este diseño es posible evaluar el aumento del riesgo asociado con parámetros del tiempo mediante la comparación de la exposición a las variables meteorológicas en el momento de la aparición del dolor o la exacerbación (definida como la ventana de caso) y en periodos anteriores, cuando la persona estaba sin dolor (definida como ventanas de control). En este tipo de diseño, por tanto, cada sujeto es su propio control, de manera que todos los participantes se comparan contra ellos mismos y contra muchos otros controles en momentos con dolor o sin dolor y se ve si existe una asociación entre dolor y condiciones atmosféricas. Los datos sobre el tiempo no los recogieron los pacientes, reclutados todos de consultas de atención primaria en Sidney, sino que provenían de las estaciones meteorológicas más cercanas al domicilio de los pacientes. Todos los pacientes llevaban un diario de síntomas y tenían que recoger actividades que realizaban, para ver si estas actividades mejoraban o empeoraban su dolor. Además, cada vez que tenían un episodio de dolor, se les pedía que lo registraran, con hora si era posible, en el diario, o en un calendario o en su smartphone, y cómo de intenso era el dolor.

La asociación de los episodios de dolor con los cambios de tiempo era inexistente, algo que habíamos visto también nosotros en un estudio previo, con diseño similar pero en artritis reumatoide. En nuestro estudio, sólo la temperatura, pero sólo en el grupo de pacientes entre 50 y 65 años tenía algún efecto, y sólo moderado, sobre el número de brotes de la enfermedad.

Por supuesto, habrá quien lo rebata una y otra vez, aduciendo explicaciones fisiopatológicas preparadas al efecto, pero la realidad es que el patrón que todos dicen ver, no aparece.

¿Cuál es pues la conclusión de esta entrada? Pues que o bien el hombre necesita encontrar patrones donde no los hay y la sabiduría popular no es tan sabia, o hay algo más, no medible (¿y hasta que punto observable?) que nos haga pensar (bueno, a mí no) que el tiempo nos afecta en nuestro dolor.

  1. Steffens D., Maher CG, Li Q, Ferreira M, Pereira LSM, Koes BW, Latimer J. Weather does not affect back pain: Results from a case-crossover study. Arthritis Care Res, 2014. DOI: 10.1002/acr.22378
  2. Abasolo L, Tobías A, Leon L, Carmona L, Fernandez-Rueda JL, Rodriguez AB, Fernandez-Gutierrez B, Jover JA. Weather conditions may worsen symptoms in rheumatoid arthritis patients: the possible effect of temperature. Reumatol Clin. 2013 Jul-Aug;9(4):226-8.

Noticias frescas del congreso europeo de reumatología (EULAR 2014)

Eular* mola.

En una misma asociación, nos juntamos reumatólogos, científicos, fisioterapeutas, psicólogos, enfermeras, y personas con artritis y otras enfermedades reumáticas, epidemiólogos, biólogos… Me encanta poder escuchar una sesión de clínicos y luego otra de estadística y otra de política.

Este año me tocó hacer, en la sesión del último día, un resumen de la parte científica del congreso para los pacientes. En principio la tarea se las traía, ¡Es que no se puede ir a todas las sesiones, a veces hay hasta 10 simultáneas!, así que hube de recurrir a mis amigos. Les dije que tuitearan, pero los muy sosos ninguno tenía twitter, así que me dediqué yo misma a tuitear y tomé notas y fotos de las ponencias de otros. A veces era complicado, porque estaba también moderando la sesión (multitasking total: cronometra, prepara preguntas, vigila los aspectos técnicos, toma notos, fotos y tuitea…¡Súper divertido!).

Aquí tenéis el link a la charla que preparé. Va sin voz, pero los tweets y fotos quedaron recogidos, yo creo que, más o menos de forma entendible.

 

*European League Against Rheumatism

 

¿Qué hacen los políticos por la artritis, la artrosis y el dolor de espalda?

Hasta ahora poco, la verdad. Sin embargo, debemos congratularnos: España es pionera en Europa tras lanzar la Estrategia Nacional para las Enfermedades Reumáticas y Musculoesqueléticas (ERyME). De hecho, somos un modelo de estudio para otros países de la UE.

Esta estrategia servirá de base para que todo lo relacionado con artritis, artrosis, dolor de espalda (lumbalgia) y en definitiva, con todas las enfermedades reumáticas y con la salud musculoesquelética se tenga en cuenta.

QoL-Crónicas

Ranking de enfermedades en el impacto en la calidad de vida

Quizás no sois conscientes de que las ERyME no eran temas interesantes a la hora de subvencionar la investigación. ¡Había que competir con cáncer y enfermedades cardiovasculares!¿Pero qué es esto de competir entre enfermedades? Bueno, pues es una realidad, para todo hay lobbies y la artritis, la artrosis y el dolor de espalda no son tan…¿fotogénicas?

Bueno, la estrategia está lanzada. Es el momento ahora de examinar todas las líneas estratégicas, las recomendaciones y ejemplos de buenas prácticas y ponerlas en planes de acción concretos a nivel local. Los políticos están de acuerdo. Ahora sólo nos queda a nosotros ¡VOSOTROS Y VOSOTRAS TAMBIÉN, MAJOS! y asegurarnos de que nuestros derechos se mantienen.

 

Los políticos ya saben qué son las ERyME y qué necesitan hacer para mejorar la salud ME de los españoles. Ahora a ¡achucharles!

Tuitea esto